La radio que vive el tanicuchense Vicente Moya

Vicente Moya, en la cabina de producción de la radio de la Casa de la Cultura. Foto: Cotopaxi Noticias
Sede Nacional, lunes 26 de agosto del 2013
    

Por: Laura Barreros Cotopaxinoticias.com / Agencia Quito

Quito (Pichincha). Con la mirada ágil que se esconde detrás de los cristales de sus lentes, Vicente Moya acompaña cada movimiento que realizan sus manos en la cabina de producción de la radio de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, en Quito.

Este hombre de 48 años ha dedicado 25 al manejo de equipos para la producción radial. Se declara un apasionado de su oficio. Él vivió la transición de la producción manual a la digital y está convencido que la única forma de enfrentar los cambios vertiginosos de la tecnología es con la investigación constante y el autoaprendizaje. Así lo afirma mientras sentado frente a un computador retoca un logotipo que, según manifiesta, más tarde subirá al sitio web de la radio.

La exploración y consulta en Internet de nuevos software que permitan la automatización de la producción es una de las actividades a las que dedica buena parte de su tiempo. Los resultados de esa actitud ya se muestran, pues es el encargado del manejo técnico de los equipos que dispone la estación cultural.

Con las mangas de su camisa recogidas hasta antes de sus codos, las manos de Vicente se desplazan a diario entre la consola, la computadora y el reproductor de música con los que colabora en las producciones radiales que se realizan en la Casa de la Cultura “Benjamín Carrión”.

Oriundo de Río Blanco Bajo, parroquia Tanicuchí (Latacunga, Cotopaxi), Vicente no repara en reconocer que llegó al mundo de la radio “por accidente”. Concluidos sus estudios en Química y Biología en el Colegio Vicente León de Latacunga, viajó a Quito para estudiar Agronomía en la Universidad Central. Sin embargo, habiendo reprobado Matemáticas hasta la tercera matrícula, tuvo que desistir de la carrera.

En busca de empleo –comenta sonreído- se encontró con un anuncio en el periódico sobre los cursos de radiodifusión ofertados por AER (Asociación Ecuatoriana de Radiodifusión). Ese fue el inicio de su camino profesional. Después de tres años de estudio realizó sus pasantías pre profesionales en la radio de la Casa de la Cultura, allí se quedó y desde ese lugar se ha vinculado y colaborado con otras estaciones radiales y producciones auditivas.

Este cotopaxense concibe a la radio como una compañera, una amiga y una educadora. Él ha visto el cambio tecnológico en este medio y critica la escasa calidad de los programas radiales que actualmente se ofertan. Aunque reconoce el poder de captar audiencias a través de la radio, no deja de señalar que la tecnología ha restado creatividad a la producción radial. “Antes, para conseguir el efecto de una vos de extraterrestre se usaban tres grabadoras. Quien hacía radio debía estar siempre atento a lo que se podía usar para crear imágenes en la mente del público”, comenta.

La radio fue un aspecto constante en la vida de Vicente Moya. La curiosidad por saber qué generaba los sonidos y la música que emanaban del artefacto que reposaba en la sala de su casa hizo que a sus 7 años, siendo alumno de la escuela Juan Manuel Lasso, en su barrio, desarmara la radio de su padre.

El temor al posible castigo quedó reducido ante la desilusión que le provocó un puñado disperso de piezas incoherentes. Pasado un tiempo, la familia adquirió otro aparato. Con emoción, Vicente recuerda cómo con sus padres y hermanos se sentaba alrededor de la mesa para escuchar las radionovelas “Kaliman” y “Porfirio Cadena, el ojo de vidrio”. Ese era el momento de la integración familiar. Más tarde, la llegada de la televisión rompió el círculo alrededor de la mesa de centro y los sentó frente al aparato que dejaba ver imágenes en movimiento.

De esos años recuerda a las radios cotopaxenses Nuevos horizontes, La voz de Saquisilí y Ecos del Pueblo. Esta última caracterizada por el envío de mensajes musicales. “Un saludo para la comadre Rosita y felicitaciones porque ha parido su vaca” –decía el locutor-, recuerda entre risas Vicente. Era la cotidianidad de la gente en la radio.

Si bien una de sus mayores satisfacciones es escuchar los productos terminados y tener conciencia de todo el trabajo realizado, señala que una de las situaciones más difíciles la enfrentó en el periodo de transición monetaria que vivió el Ecuador, en el año 2000, cuando el sucre fue reemplazado por el dólar norteamericano.

De ese entonces Vicente aún tiene presente la angustia que le generó la reducción de salarios y la amenaza de quedarse sin empleo. La situación le hizo contemplar la posibilidad de migrar. Por esos días fue llamado a colaborar en la Radio de la Universidad San Francisco de Quito, donde todos los equipos eran digitales.

El momento de poner a prueba su decisión para enfrentar cosas nuevas había llegado. Sin capacitación formal previa, únicamente con el acervo de lo realizado y los conocimientos adquiridos de manera autodidacta Vicente se arriesgó a trabajar en computador. Con éxito consiguió un producto radial que le significó ser contratado en la radio universitaria y a la vez conservar el empleo en la Casa de la Cultura. El propósito de abandonar el país se esfumó.

Aunque parecen lejanos los recuerdos de la curiosidad y vivencias infantiles, éstos a menudo se conjugan con las experiencias que acumula a diario. Entre paredes forradas de texturas acolchadas para mermar los ruidos, y tras el cristal de la cabina de grabación, Vicente Moya sigue colaborando para que las voces creen imágenes en los radio escuchas.

Nuestro personaje. Vicente Gustavo Moya Valencia, Rio Blanco Bajo, Tanicuchí, 1965.

Lo que más le gusta de Cotopaxi. El trayecto entre Salcedo y Nagsiche. La variedad de frutas que ofrece este sector le atrae de modo especial.

http://www.cotopaxinoticias.com/seccion.aspx?sid=12&nid=13135

Noticias Provinciales

NIÑEZ DE OLMEDO DISFRUTÓ DE UNA MAÑANA DE LECTURA
Loja - 2019-07-10

6to. Festival Internacional "Voces desde la Mitad del Mundo" Guaranda
Bolívar - 2019-07-18

EXPOSICIÓN DE ARTE ANTÍPODAS SE INAUGURÓ EN LOJA
Loja - 2019-07-05

La Muerte de Medardo: Una Invitación Racial Abierta
Guayas - 2019-07-10

Vitrales en la Galería de Oficios
Azuay - 2019-07-11

Exposición de pintura en el Salón del Pueblo
Azuay - 2019-07-10

Taller Vacacional de Baby Ballet y Danza Moderna
Bolívar - 2019-08-08

Taller Vacacional de Dibujo y Pintura
Bolívar - 2019-08-08

Taller de Capoeira
Bolívar - 2019-08-08

Taller Vacacional de Violín
Bolívar - 2019-08-08

Conferencias: "Arte, justicia y sociedad"
Bolívar - 2019-07-11

El futuro es nuestro se realizó en Huaquillas
El Oro - 2019-07-06

¿Por qué desaparecieron los dinosaurios?
Loja - 2019-07-05

Con gran éxito se desarrolló la décima edición de la programación "De la Casa al Barrio"
Cañar - 2019-07-05

Se convoca a programación "Camino a Loja"
Cañar - 2019-07-05

REDES SOCIALES


© Todos los derechos reservados Casa de la Cultura Ecuatoriana "Benjamín Carrión"
Sitio Desarrollado por Magno Coronel, MCSoftware