CCE

CASA DE LA CULTURA ECUATORIANA

Si no podemos ser una potencia militar y económica, podemos ser una potencia cultural nutrida de nuestras más ricas tradiciones

Benjamín Carrión

Ecuador, domingo 18 de febrero del 2018

Publicaciones Casa de la Cultura Ecuatoriana

Antología Bolivariana

La histórica lápida que ocupa sitial de honor en la restauración de uno de nuestros más preciados monumentos, cuya leyenda dice: “POR AQUÍ PASO BOLÍVAR, 2 de julio de 1822”, eterniza la huella de su planta en estas tierras que habrían de alzarse como el pedestal de su gloria, al constituirse en provincia y llevar su egregio nombre.

Por aquí pasó Bolívar: y la esencia de su ser quedó con nosotros. Por donde quiera que vaya un bolivarense ha de sentir el legítimo orgullo de ostentar ese apelativo que, al cambiar el sufijo del gentilicio para colocar en su lugar el de la veneración por BOLÍVAR y llamarse un bolivariano, para el caso da lo mismo, en concomitancia de derecho y sentimiento.

Entre tantas doctas personalidades que tratan el tema del bolivarismo en el ámbito americano al que cubrió la bandera de su ideal, nada será tan auténtico, sin embargo, como la devoción de esta provincia identificada como su nombre y sus principios, envuelta en sus pensamientos bajo el manto de la GRAN COLOMBIA, que es el manto del estadista o del poeta, más que la capa del soldado; supuesto que, al cruzar por estas presentidas tierras suyas, como tan exactamente se graba en el título del interesante libro de Augusto César Saltos, “En tierras de Bolívar”, tuvo tiem¬po de sumirse en la más bella ensoñación junto a las nieves eternas del Coloso de los Andes, con quien compitió a igual altura por los linderos de la inmortalidad.

Y es aquí donde entramos en la polémica de las ciudades o lugares que se disputan la gloria de ser el sitio histórico desde el cual Simón Bolívar subió al Chimborazo y se inspiró para su más bella página poética que tituló: "Mi Delirio”.

El poeta bolivarense Dr. Roberto Alfredo Arregüi Chauvín, sustentaba, con base de conocimiento y material de archivo, que fue en este viaje al que alude la piedra guardada del Museo de la Casa de la Cultura Ecuatoriana “Benjamín Carrión”, Núcleo de Bolívar, cuando el Libertador subió al refugio del tan conocido “farallón rojo” de esta cara de la montaña que siempre se ha considerado de más fácil acceso; si se supone que el 6 de julio de 1822 realiza esta ascensión; la historia confirma que por esta fecha Bolívar pasó por aquí: “En mayo de 1822 derrotó a los Realistas de Bomboná y subsecuente la Gran Batalla de Pichincha, Bolívar hizo marchar hacia el interior de Quito a su glorioso ejército el 16 de junio de 1822. De allí procedió hacia el oste de Guayaquil el 11 de julio del mismo año. El paso obligado de los ejércitos de la Independencia fue el de “Camino Real”, de la Costa a la Sierra o viceversa, lapso comprendido entre el 2 y el 11 de ese mes y año.

Cualquiera que sea la realidad histórica, aún no comprobada; BOLÍVAR Y EL CHIMBORAZO son las coordenadas de nuestro destino. Y el Chimborazo es la montaña de los Chimbos.

Si admiramos a Bolívar ecuestre de los monumentos, como el de la Alameda de Quito, que lo presentan en toda la manifestación de su fogoso temperamento de héroe, aquí, en la ciudad de Guaranda, capital de la Provincia de Bolívar, en el centro del parque “EL LIBERTADOR”, Bolívar está de pie, con la majestad del triunfo y la visión del estadista, del pensador, del filósofo y aún más del poeta; según una luminosa apreciación de Walter Franco Serrano en uno de sus espacios periodísticos: “Siempre se ha pensado que la poesía es el género literario que más acerca al hombre a la divinidad”. Asunto este, que trae a la memoria lo que podría ser colofón del planteamiento con el que inicié este artículo y el porqué de su título, un fragmento del poema de  Llorens Torres:

“Bolívar fue un poeta soldado
y un soldado poeta,
y cada país liberado
era una hazaña del poeta
y un poema del soldado". . . .


Esta provincia privilegiada por nombre, lo es también por su paisaje y me atrevería a decir, por sus poetas.
Cada bolivarense es un poeta; no es preciso escribir versos para serlo. Cada uno es un romántico de la libertad y la hidalguía. Cada quien es un convencido del futuro de América, iluminado por el ideario de Bolívar, “con todo el valor que tiene para el hombre y para los pueblos el sentido de la libertad, la necesidad de la democracia y la utilidad de la unión”.
Cada uno de nosotros es, y se siente orgulloso de ser, un provinciano “con todas sus consecuencias”, su círculo de amigos, sus tertulias, sus leyendas, sus tradiciones; en una palabra, su inmersión en la provincia hasta sentirla como su más profunda vivencia; amamos nuestra historia, ostentamos con orgullo nuestras glorias del pasado, así como es firme nuestra fe en los valores del presente y promisoria nuestra esperanza en el futuro pródigo; por eso luchamos y nos mantenemos alerta en medio de nuestro aislamiento, con un caudal humano inagotable que no se hunde en un localismo, antes bien, emerge sobre los principios de indiscutible grandeza, feliz preludio de recursos espirituales en el marco de un paisaje de belleza incomparable; para la ascensión perenne de la estructura provincial sólida y fecunda, bajo la égida de Bolívar.

Así pues, no fue mi intención, hacer la exaltación de nuestros poetas en el sentido de su apología, pero sí el testimonio de su herencia bolivariana, de ese “ir siendo del hombre hasta su transmutación final”, según la afirmación de Claude Esteban. Mas, para terminar, ha de permitírseme evocar la presencia inmortal de los poetas bolivarenses consagrados por la crítica más exigente, aquellos que contribuyeron al merecido prestigio de estas tierras de Bolívar, como conductores intelectuales con la magia de su canto y la perennidad del sentimiento elevado a la categoría de HIMNO: el fundador de la Provincia, Dr. Ángel Polibio Chaves, cuyo estro superior floreció en cantos de libertad y de civismo. El Padre Rafael María del Pozo, de exaltada elevación mística. Elisa C. Mariño de Carvajal, cuya voz renace cada día en las gargantas juveniles que elevan sus himnos a Guaranda y a todas las gestas gloriosas de la Patria. Su hija Morayma Ofyr, la alondra guarandeña herida en pleno canto. José Heliodoro González, en la fluidez de su acento clásico. Telmo N. Vaca, Feliza Egüez, Ro¬berto Alfredo Arregüi Chauvín, autor del Himno de la Provincia de Bolívar, Luís Falconí Hidalgo, Jaime Velasco Almeida, Niño de la Torre, Gonzalo Karolys, Carlos Bazante Morejón, José Félix Silva y, desde luego, entre los más destacadas voces poéticas de la actualidad, Eduardo Calero Jaramillo, junto a los escritores, ensayistas e historiadores que configuran la Segunda Parte de esta reedición de selectos autores bolivarenses.

Teresa León de Noboa

Miembro de la Sección de Literatura CCENB

[Colección: Cultura Popular - Materia: Antología - Libro - Formato: - Fecha: 2006/07 - Páginas: 266 - Editorial: Pedagógica Freire - Bolívar]


Varios

.

Materias

Administración (3), Antología (11), Antropología (11), Arqueología (1), Arte (34), Bibliografía (2), Biografía (13), Biología (2), Biomedicina (2), Botánica (1), Catálogo (3), Ciencias sociales (5), Cine (5), Compilación (12), Cuento (59), Derecho (4), Educación (17), Ensayo (99), Fauna (1), Filosofía (1), Geología y ciencias del suelo (2), Historia (68), Investigación científica y tecnológica (6), Lingüística (2), Literatura (28), Musicología (6), Narrativa (42), Novela (39), Poesía (229), Relato (35), Religión (2), Revista Cultural (4),

Años

2017 (31), 2016 (96), 2015 (99), 2014 (115), 2013 (70), 2012 (39), 2011 (53), 2010 (42), 2009 (43), 2008 (49), 2007 (30), 2006 (27), 2005 (13), 2004 (10), 2003 (5), 2002 (8), 2001 (2), 2000 (1), 1999 (6), 1997 (2), 1996 (1), 1995 (2), 1963 (1), (0),

Temáticas

Hitos de la anatomía patológica hasta el siglo XX a nivel mundial y nacional

Autor: Francisco Rigail Arosemena

Sede Nacional - 2015-06-30


El Yachay Tayta, las hierbas y los sobadores de cuy: Tres terapeutas andinos

Autor: Patricio Reinoso Gaguancela

Cañar - 2013-01-11


Aportes para el Desarrollo Sostenible en la Region Amazónica

Autor: Moreno Cárdenas Fredy

Sucumbíos - 2014-05-30

Ver más

"Manual de Cáncer de Mama"

Autor: Irlanda Katiuska Robles Orellana

Cañar - 2009-12-04


"Coyoctor Recinto Sagrado"

Autor: Rolando Siguencia Pinos

Cañar - 2007-06-08


REDES SOCIALES


© Todos los derechos reservados Casa de la Cultura Ecuatoriana "Benjamín Carrión"
Sitio Desarrollado por Magno Coronel, MCSoftware