Publicaciones Casa de la Cultura Ecuatoriana

Villa

Lo primero que impresiona en la pintura de Jaime villa es su fuerza cromática casi agresiva, a veces; pero en ningún momento fuera del artista, quien observa en cada cuadro una suerte de  fidelidad al color protagónico, desarrollando todas sus posibilidades tonales, para enfrentarlas en ciertos casos en las gamas contrastantes. Su paleta es de enorme riqueza y parece haber recogido los colores lujuriantes del trópico, donde ahora  vive el pintor y de la selva oriental, frente a la cual transcurrió su infancia con los riscos andinos a su espalda. Pero villa no ha descuidado el dibujo, y a través de toda su trayectoria lo  maneja de varias maneras que, se mueven de lo figurativo a lo abstracto, sin comprometerse exclusivamente con uno u otro de esos lenguajes, osino dándole el uso adecuado, según la concepción de cada cuadro; la línea se afina hasta lo imperceptible y se hace barroca en los paisajes sonde se aglutinan diversos elementos en un vértigo de formas; se engruesa en otras, que reclaman cierto parentesco con el expresionismo. Se torna  esquemática cuando la figura humana se adueña del espacio, y es caprichosamente geométrica en las experiencias abstractas. Pero en cualquier caso revela una mano segura y sabia

[Colección: César Villacrés - Materia: Arte - Revista - Formato: 33 x 23 - Fecha: 2008/12 - Páginas: 4 - Precio: 5 - Editorial: Casa Cultura Ecuatoriana Núcleo de Tungurahua - Tungurahua]


Jaime Villa

"Yo, Jaime Villafuerte nací en Baños el 25 de julio de 1931, pero más adelante, por motivos artísticos, acorté mi apellido y adopté el de Villa. En mis pinturas están presentes los paisajes de mi infancia, pues crecí en un ambiente selvático, ya que mi abuela tenía una casa muy grande con unos cafetales de seis ó siete metros de altura, a los que yo me subía para tocar los nidos de los pájaros; la vegetación de ese lugar era abundante y su verdor lo he reproducido inconscientemente en mi obra.

 A los 14 años perdí a mi madre, y con ella, a mi principal soporte. Entonces, me fui a vivir a Riobamba con un tío materno que se encargó de mi subsistencia, pero a los 16 decidí irme a Ambato, donde vivía mi padre. En esa ciudad conocí la obra de Aníbal Villacís, pues él colgaba sus cuadros en la vitrina de un restaurante. Sus pinturas fueron las primeras que vi y me quedé impactado con el color y la técnica. Desde entonces, Villacís se convirtió en una especie de inspiración. En mi casa yo experimentaba y trataba de obtener el color mezclando con tierras colorantes un material plástico (albayalde), por supuesto, el resultado no eran colores vivos ni permanentes, pues, luego estos se mezclaban entre sí.  Un día vi que Villacís estaba en un taller encargando unos bastidores, me mantuve alerta y cuando ya estaban listos me ofrecí para llevárselos. De esa manera llegué hasta su taller y me quedé asombrado al ver sus obras. Él observó mi interés por la pintura y me regaló unos tubos usados de óleos para que pintara. Inmediatamente fui a mi casa y me puse a pintar. Ahí conocí esos materiales por primera vez. Desde entonces cuando pinto me olvido del mundo y se produce en mí un íntimo deleite, porque hago libremente lo que quiero, sin sujetarme a patrones plásticos; lo único que deseo es dejar salir lo que en ese momento siento, pues considero que la pintura es la más auténtica forma de expresión del espíritu, la más sincera, la más elocuente.

 Recuerdo que a los diez años ya me había familiarizado con el dibujo mientras estudiaba y trabajaba con el profesor León María Vieira ayudándole a colorear unas letras grandes y decorativas que se inscribían en las cintas de las reinas; luego, en mi adolescencia, traté de imitar los temas taurinos que había visto en Villacís y cuando estaba en el colegio Juan León Mera, en Ambato, un compañero, al que le gustaban mis dibujos -y por eso me proporcionaba el material- consiguió que los expusiera en una vitrina del hotel en donde él se alojaba; tal como lo hacía Villacís.

 Cuando a los 18 años ese amigo y yo perdimos el año en el colegio, decidimos irnos al Perú y aunque nuestra intención fue frustrada, la idea de salir de Ambato siguió rondándome. Convencí a un primo para irnos a Guayaquil, tomamos el tren hacia este puerto, pero el destino nos dejó en Milagro. Ahí estudié dos años y trabajé en ebanistería. Un poco más allá del lugar en donde laboraba, había un laboratorio fotográfico que exhibía las fotos en la vitrina, y como en Ambato yo había aprendido a hacer marcos, fui a ofrecer mi trabajo a ese estudio; después de un tiempo aprendí a pintar fotografías y solo me dediqué a eso.

Como ya tenía algunos cuadros realizados, le propuse al dueño colgarlos en la vitrina del estudio fotográfico, así fue como Humberto Moré los vio y le llamaron la atención, desde ahí nos hicimos amigos; después, él me presentó a Rafael Parducci, a quien le gustaba vernos pintar juntos, a Moré y a mí.   Un día Rafael me recomendó que estudiara en la Escuela de Bellas Artes en Guayaquil, para lo cual me consiguió un trabajo en esta ciudad. En Bellas Artes mis estudios duraron solo dos años, pues, como ya me consideraba un pintor; el proceso en la escuela me parecía muy lento y yo estaba urgido por dedicarme a trabajar en mis obras.

Materias

Antología (11), Antropología (12), Arqueología (1), Arte (36), Bibliografía (2), Biología (3), Biomedicina (2), Botánica (1), Ciencias sociales (5), Cuento (78), Derecho (6), Educación (20), Ensayo (120), Fauna (1), Filosofía (1), Geología y ciencias del suelo (2), Historia (93), Investigación científica y tecnológica (7), Lingüística (2), Literatura (30), Musicología (13), Narrativa (62), Poesía (297), Religión (1), Cine (5), Revista Cultural (7), Biografía (30), Relato (43), Novela (53), Compilación (47), Administración (4), Catálogo (3),

Años

2019 (14), 2018 (57), 2017 (58), 2016 (100), 2015 (114), 2014 (121), 2013 (73), 2012 (57), 2011 (58), 2010 (53), 2009 (49), 2008 (54), 2007 (32), 2006 (28), 2005 (17), 2004 (13), 2003 (8), 2002 (10), 2001 (2), 2000 (1), 1999 (7), 1997 (3), 1996 (2), 1995 (2), 1994 (3), 1993 (2), 1990 (4), 1989 (1), 1982 (1), 1976 (1), 1966 (1), 1965 (1), 1964 (1), 1963 (1), 1962 (1), 1961 (1), 1960 (1), 1959 (1), 1957 (1), 1956 (1), 1954 (2), (0),

Temáticas

Compendio I: Parasitología y enfermedades parasitarias de los animales domésticos

Autor: Willian Filian, Hugo Alvarado, Juan Goméz

Los Ríos - 2016-02-26


Coyoctor Recinto Sagrado

Autor: Rolando Siguencia Pinos

Cañar - 2007-06-08

Ver más

Encuentro de intelectuales Estado y Cultura 2

Autor: CCE

Sede Nacional - 2015-03-02

Ver más

Encuentro de intelectuales Estado y Cultura 3

Autor: CCE

Sede Nacional - 2015-03-02

Ver más

Encuentro de intelectuales Estado y Cultura 4

Autor: CCE

Sede Nacional - 2015-03-02

Ver más

Encuentro de intelectuales Estado y Cultura 5

Autor: CCE

Sede Nacional - 2015-03-02

Ver más

REDES SOCIALES


© Todos los derechos reservados Casa de la Cultura Ecuatoriana "Benjamín Carrión"
Sitio Desarrollado por Magno Coronel, MCSoftware