Guayaquile, El Chono


Leyenda. Una mujer Chono pelea con los cocodrilos y vence.
Guayas, jueves 18 de julio del 2019
    

Reflexionamos en torno a la identidad cultural de Guayaquil pasando revista a las causas que la han mantenido inalterable. Se realza la necesidad de un cambio en su composición en el marco de una visión dinámica de la identidad y se propone que lo Chono se encuentra listo para formar parte del discurso identitario.

Por:  Marcos Suárez, arqueólogo.

En el discurso identitario de Guayaquil se articulan varios rasgos. Notamos, en lo que concierne al componente aborigen de su identidad, que se sigue excluyendo el origen Chono de Guayaquil. ¿Dónde tiene su origen este relegamiento? Por una parte, es histórico y por otro teórico.

Tal parece que éste se afinca en la clase de saberes que el discurso identitario asume. Un saber histórico y geográfico fraguado en la visión del conquistador, de la cual deriva, por un lado, el supuesto salvajismo del nativo y por otro la vaguedad con que describen su cultura material.

El enfrentamiento inicial con la cultura nativa de la costa interior resulta en la captura y sometimiento de un “cacique” cuyo nombre es Guayaquile; en la lógica de la conquista su captura y sometimiento era clave en el control de la región. La fuente no es clara en determinar la clase y calidad del lugar desde donde éste ejercía “el mando sobre los indios”.

Estos aspectos han sido objeto de diversos estudios, los que han contribuido a reconstruir su historia étnica y su cultura material. La reconstrucción de su historia étnica ha incluido su nexo con los Tsáchilas o Colorados, etnia regional que se ha logrado mantener hasta el presente. 

Asimismo, hay que considerar la prevalencia de una concepción estática de la identidad, que mantiene inalterable la comunicación intergeneracional de la misma. Entonces, tal como concebimos nuestra identidad, afecta los elementos que la componen. Sin embargo, los cambios en el contenido de esos componentes ponen en crisis esta concepción. La identidad es un componente del ser cultural que se trasmite comunicacionalmente, tanto por vía de la tradición, cuanto por los símbolos en que se concreta. 

De acuerdo con Jacques Derrida, la identidad, en tanto campo del lenguaje, es una cualidad vinculada a nuestro ser cultural. Ésta es dinámica, cambiante, incluso podemos negociar esa identidad, y además modificar, cambiar o incorporar nuevos componentes en su constitución.

La construcción del salvaje

La conquista y pacificación de la costa del Ecuador ocurre en dos actos. Lo que corresponderá al territorio Chono, que primero es agredido por huestes hispanas no-pizarristas (1534) y posteriormente por pizarristas (1534-1547). Una cerrada defensa aborigen de su territorio caracterizó esta primera etapa que duraría cerca de 13 años.

Estos enfrentamientos con las huestes Chono marcará la visión temprana de la etnia. Para los hispanos eran simples salvajes que ofrecen ciega resistencia a la “civilización”.

Algunos rasgos captados posteriormente dejan entrever que los Chonos tenían una larga experiencia en la defensa de su territorio. Si bien la descripción de estos rasgos rayan lo anecdótico, por ejemplo, trascendió el enfrentamiento verbal entre étnicas rivales: “chono cocotarro y lampuna comeobispo”. Este lenguaje de frontera lo recoge Lizárraga a comienzos del siglo XVII entre navegantes del estuario.

Una incursión hispana tardía los tilda de “jibaros”. Se los persigue y captura para llevarlos a servir a Santiago (Prime nombre de Guayaquil). Curiosamente la mujer Chono destaca. En el norte (Daule), una tradición oral cubierta de leyenda, destaca el coraje de una mujer indígena frente a un cocodrilo, al cual vence.

Las reducciones posteriores a la captura del regulo Guayaquile se mantienen en territorio Chono, como la de “San Antonio de Padua del río de Guayaquil el viejo”, pero con centro encomendero en Santiago, a la sazón asentada sobre el cerro que domina la bahía, cuyo dominio Chono es reconocido por éstos al conservar, en el nombre de la ciudad, el de Guayaquil.

¿Dónde está la ciudad prehispánica de Guayaquile?

El cacique capturado y sometido, es posteriormente repartido a un encomendero de San Gregorio (Portoviejo), por Francisco Pizarro, lo cual es entendible, pues, para cuando sucede el reparto, el Centro Hispano de Santiago no se había asentado todavía en forma definitiva en la región donde se había capturado a Guayaquile.

Con Miguel Aspiazu tenemos el primer intento de unificar la información de las fuentes hispanas. Reconstruye el derrotero terrestre de los hispanos e identifica los puntos de la región donde intentarán instalar la fundación. Estos son puntos geográficos, que parecen elegidos al azar, pero que jalonan un espacio que he denominado polígono fundacional, el cual cae completamente dentro de la región que hoy definimos como cuenca del Guayas. Puesto que Guayaquile es capturado y sometido durante las primeras incursiones pizarristas, el suceso ocurrirá en la banda oriental de la cuenca del Guayas.

Con la arqueología se completan las claves para ubicar el posible asentamiento cacical. Víctor Emilio Estrada, precedido por Otto Von Buchtwald, se dan a la tarea de identificar los vestigios arqueológicos de la cuenca del Guayas, encontrando un estilo tardío unificado, aunque con variantes norte (Quevedo) y sur (Milagro).

Estrada identifica los complejos de Tolas que jalonan toda la región y uno en particular llamará la atención: el de Jerusalem, en la subcuenca del río Taura.

Dora León se avoca a la tarea de encontrar el pueblo aborigen de Guayaquil, localizándolo en la cuenca baja del río Chimbo, cerca de la unión de los ríos Taura-Bulubulo, al comienzo de la llanura que desemboca atrás de la isla Santay, frente a Guayaquil, en correspondencia con el complejo de tolas que estrada bautizo como Taura.

El descubrimiento de que los campos de camellones, una tecnología hidro-agrícola, se asociaban a las tolas, se configura la nueva visión del Chono. Hay que agregar que, gracias a un gran esfuerzo de síntesis de fuentes históricas y arqueológicas, se plantea una delimitación de la cultura Chono, bajo la concepción de reino y se propone un mapa.

Es así como, por una parte, el desarrollo de la arqueología ha puesto de realce que éstos son los constructores de ciudades de tolas y campos agrícolas elevados, denominados camellones, que dominan el tráfico transversal por tierra, y longitudinal con eficientes medios de movilización fluvial; que también desarrollaron la textilería de algodón y la metalurgia de cobre y oro, esto como indicios de una escalada de complejidad acorde al paisaje civilizatorio de América en el siglo XV.

El aporte de la etnohistoria indica que, antes de que intervengan los hispanos, la ciudad identificada con el nombre de su régulo, Guayaquile (sí, así con “e” al final) era un puerto de intercambio terrestre-fluvial en la banda oriental de la cuenca del Guayas; era una ciudad de tolas, afincada dónde el océano presenta el máximo acercamiento con los andes, con acceso al estuario del Guayas y en dominio de una extensa bioregión que incluye los ríos de la vertiente occidental andina, cuyas cuencas proporcionaron las guías maestras del traslado vertical de bienes. Esta ciudad elevada era parte del reino Chono.

Los hispanos encontraron múltiples centros de acopio y lugares de mercado en todos aquellos puntos en que era posible llegar mediante canoas (que les llamaron desembarcaderos) y comenzaba el tráfico terrestre para subir o baja de los andes. Posteriormente los bautizaron como las bodegas.

A eso, se suman amplios aportes desde la etnografía respecto del origen y distribución de los Colorados, una etnia testimonial de la costa interior que se creía extinguida a consecuencia del embate colonial. Se relaciona a la etnia Colorado (Tsáchilas) con los Chonos. Un nuevo estudio etnohistórico y lingüístico de Gómez Rendón deja en claro esta unidad.

No hay nadie quien te iguale...

Hemos visto que, por un lado, se privilegió la historia inicial de la intromisión hispana, y los Chonos solo aparecen en ella varios años más tarde, de mano de la conquista y pacificación de la costa interior. Los elementos que comportan el supuesto salvajismo no son más que la reacción orgánica de una sociedad que ve afectado su territorio, población y cultura.

Al comienzo, es la búsqueda de alianzas simbólicas con el pasado indígena, a raíz de los fenómenos de independencia y formación de los estados nacionales, condujo a volver la mirada sobre los escasos recaudos y memorias existentes en los albores del siglo XIX. Éstas se encontraban influenciadas por el pensamiento europeo de entonces, con fuerte acento especulativo y etnocéntrico. Como indicara Ernesto Salazar, bajo esa influencia surgieron o se adoptaron algunos imaginarios generales y locales, como el del reino de Quito, el Dorado, los gigantes, Sumpa, Guayas y Kil, Guancavilcas, etc. Con la intervención de la moderna arqueología, eso se ha desenmarañado.

Queda claro que tanto los Guancavilcas como los Chonos, no son ajenos a la escalada de complejidad social que caracteriza el paisaje cultural del siglo XV, en América.  Visibilizar el componente Chono en la identidad de Guayaquil alimentará una visión inclusiva y multicultural del puerto y un plus de autoestima enriquecerá los pobladores de la ciudad y de su región.

Su madera de guerrero y el coraje de sus hombres y de sus mujeres será parte del nuevo imaginario identitario.  ¿Porque no? Alguien ya lo dijo con una canción.

 

https://bit.ly/2JNdz2D
Fuente: Revista Cuadernos de la Casa, segunda edición. Pag. 46

Noticias Provinciales

Taller de Dibujo y pintura
Santa Elena - 2019-12-09

Taller de Elaboración de proyectos culturales
Santa Elena - 2019-12-09

Lanzamiento del Libro Juntas Hasta la Muerte
Sucumbíos - 2019-12-16

IV Festival de Artes Escénicas se desarrolló en Loja
Loja - 2019-12-05

PATRIMONIO || DE LA CRUZ AL TRUENO REMEMORA LAS EXPERIENCIAS JAMÁS CONTADAS DE LA GUERRA DEL CENEPA
Morona Santiago - 2019-12-03

FESTIVALES || Pacha Nua Huayra se lució en el Festival de Danza Sucúa 2019
Morona Santiago - 2019-12-03

Arte para Todos fortalece activación de escenarios en parroquias de Morona
Morona Santiago - 2019-12-02

Arte para Todos se suma a iniciativas artísticas, culturales y productivas de la provincia
Morona Santiago - 2019-11-30

Estudiantes del Colegio de Bachillerato Macas se benefician del proyecto Arte para Todos
Morona Santiago - 2019-11-29

Arte para Todos continúa formando talentos en Morona Santiago
Morona Santiago - 2019-11-28

Las artes escénicas se fortalecen con el proyecto Arte para Todos
Morona Santiago - 2019-11-27

Expo-Feria Cultural
Santa Elena - 2019-12-04

Escritor y folklorista guayaquileño, Wilman Ordoñez presenta obra en Machala.
El Oro - 2019-12-11

Personas con discapacidad demostrarán su talento en Disarte
Loja - 2019-12-30

Jeovanny Benavides ganador del concurso de Literatura ‘Miguel Riofrío’
Loja - 2019-11-29

REDES SOCIALES


© Todos los derechos reservados Casa de la Cultura Ecuatoriana "Benjamín Carrión"
Sitio Desarrollado por Magno Coronel, MCSoftware