Publicaciones Casa de la Cultura Ecuatoriana

Mixturas de mi tierra

Desde hace mucho tiempo, el drama constituyó una parte fundamental de la cultura de nuestros pueblos, siendo una actividad artística articuladora de lso festejos más destacados.

Por años, generaciones de mireños asistieron con interés desbordante a las presentaciones dramáticas que tuvieron como escenarios los patios de varias casas, el convento parroquial, el teatro semi - construido o los locales escolares, en donde se adecuaban los “proseños”.

La parte cultural destacable constituía el drama y entorno a ello se presentaba el sainete como obra satírico – humorística, cargada de ingenio y responsabilidad suprema para ponerle la sal, o lo que es lo mismo el “genio mireño”.

Bayardo Ulloa E.

[Colección: Publicaciones varias - Materia: Narrativa - Libro - Formato: 18 x 12 - ISBN: 978-9442-01-611-4 - Fecha: 2012/08 - Páginas: 158 - Editorial: Editorial Casa de la Cultura Ecuatoriana Núcleo de Chimborazo - Chimborazo]


Segundo Medardo Luciano Ulloa

1893 – 1980

Fue hijo de Rosa Práxedes (Rita) Ulloa y nació en Mira el 20de mayo de 1893. Fue casado con Isolina León Zuleta (+), con quien procreó cinco hijos: Aura Elisa (+), Julio Medardo (+), Ramiro Bolívar (+), Olga Isolina y Marco Efrén Ulloa León.

Al quedar viudo, contrajo matrimonio con Piedad María Enríquez Lara (+), con quien tuvo tres hijos; Jorge Bayardo, Medardo Ángel y Francisco Ramiro Ulloa Enríquez.

Las primeras letras las aprendió en la escuela del lugar y más de su madre y abuelo, ya que en esos tiempos no existían cursos regulares de enseñanza. Fue autodidactica.

Permaneció algún tiempo en Tulcán e Ibarra, se interesó por la Química y Farmacia e inicio sus incansables estudios de Pedagogía.

Se desempeñó como Jefe de estancos en Mira. Profesor y luego Director de la escuela del lugar. Fue Director del puesto de salud de la Asistencia Pública.

Represento a su pueblo por decisión democrática, como; Presidente de la Junta de Mejoras Locales para la parcelación de la hacienda San Nicolás. Varias veces fue Presidente de esta Junta. Presidente de la Junta Parroquial de Obras Públicas. Secretario del Comité pro luz eléctrica. Secretario del comité pro carretera Ibarra-Tulcán.

Cumplió múltiples actividades en beneficios de su pueblo. En 1932 dirigió los trabajos de construcciones del camino La Portada – Mira, realizados a base de mingas. En 1934 diseña la fachada principal de la iglesia de Mira. En 1937 hace la delineación la carretera La Chimba – Puchués. En 1938 diseñó los tanques y el sistema de redes de distribución de la primera agua potable. En 1942 diseño e hizo construir las primeras lavanderías públicas. En 1945 diseño y dirigió los trabajos para la construcción del parque Juan Montalvo. En 1946 elaboró las normas de urbanismo y planificación para reglamentar las construcciones en Mira. En 1948 rediseño la red de agua potable. En 1954 diseño y dirigió la construcción de la capilla Mausoleo en el cementerio de lugar. Todos los trabajos fueron voluntarios y sin recibir remuneraciones algunas.

Una buena cantidad de manuscritos inéditos reposan en los archivos familiares. Fueron pocos los artículos que se han publicado. Fue colaborador de la revista Espejo, el diario El Día y los semanarios Norte y Frontera.

Medardo Ulloa murió en el mismo pueblo en que nació. Siempre permaneció firme en su puesto de combate, en esta trinchera y atalaya del progreso que es nuestro Mira.

Si alguna vez, tuvo que salir en busca de mejores días, muy pronto, el amor a su tierra lo devolvió para que no salga más, Así lo quiso. Así debió ser.

Medardo L. Ulloa, el maestro, el periodista, el arquitecto y urbanista, el médico, el consejero, el organizador, el agitador, el amigo, el padre abnegado, estuvo siempre donde le llamo el trabajo para engrandecerle su pueblo, por mejorar las condiciones sociales de sus conciudadanos, para dar alivios a sus males.

Medardo Ulloa, el autodidacta, que forjo paso a paso, con incansable constancia una recia personalidad y cultura.

Medardo L. Ulloa, el que nació en la pobreza y murió en la pobreza, porque su ánimo y todo su esfuerzo, sólo eran para hacer el bien común. Nunca fue ostentoso de sus realizaciones, nunca quiso ni fue partidario de los reconocimientos, ni homenajes, porque sentía, como siente todo buen mireño, que tiene que servir a su tierra, sin esperar nada a cambio.

Medardo L. Ulloa, fue el agitador de su pueblo, el conciliador de su gente, el eje, el timonel para emprender grandes luchas por la libertad verdadera de su tierra, de su pueblo de las tardes incomparablemente bellas; si tierra de las mujeres más hermosas, de los hombres más capaces, trabajadores y valerosos.

Su pueblo, su amor fue Mira; así lo pintó con sus palabras; “Su amanecer es áureo, y en el limpio cielo se levanta el Astro Rey, pródigo en obsequiarnos sus fulgentes rayos. Su atardecer es encantador. Nubes de diversos colores, ternuras y juguetonas cubre el infinito azul del firmamento al ocultarse el sol. Tardes de mi tierra en las cuales la comba celeste se adorna con fajas rojas y grises que cambia al anaranjado, a la crema y al azul claro, las que lenta y apaciblemente van desaparecido a medida que avanza la noche. Tardes de mi tierra, debéis ser cantadas por los Dioses del verbo con arpegios de ruiseñor. Hay momentos vespertinos gen que nos parece que algo anormal sucede gen nuestros órganos visuales. Fenómenos indescriptibles por su hermosura. Extraña claridad inunda el horizonte. Parece un nuevo amanecer. Bellas ráfagas erizadas se extienden desde occidente hasta perderse en media bóveda celeste. Parece proyecciones emergidas de un enorme foco de luces de artificio, o tal vez, de un conglomerado de diamantes, rubíes, esmeraldas y zafiros, cuyos resplandores refractados en el éter, iluminan las tardes de mi terruño”.

Fue muy observador y llegó a comprender la realidad social y valores profundos de sus paisanos, a la mujer la catalogó así: “La mujer mireña, de tradicional hermosura y encantadora por su vivacidad y cultura; por su habilidad en la música en el canto, ha sabido conservar esas prendas físicas y morales. Es digna, abnegada y tierna como esposa. Como madre, se entrega enteramente a hacer las delicias del fruto de sus entrañas. Como miembro de la sociedad, patriota, trabajadora, industriosa. (Es suave como el aliento de los ángeles; es ardiente como el mismo sol)”.

Fue tenas en la lucha y en todo momento manifestó el interés de que su pueblo se una, se organice, luche y triunfe permanentemente en sus empresas. Sea cual fuese el opositor, En uno de los tantos casos en el pueblo su riqueza a base de explotación, manifestó; “Parece utópico, pero es la verdad desnuda, que los gamonales, a pesar de los privilegios y prebendas que disfrutan, vean un crimen abominable, que los pueblo se levanten y progresen a esfuerzos propios; sin comprender quizás, que ellos son los criminales, al oponerse tercamente, al engrandecimiento de las colectividades, en vez de apoyar y estimular en sus más caras aspirantes”.

“Pero llegará el día, que serán sometidos a los inexorables tribunales de justicia popular, para que respondan por tantas y tantas arbitrariedades de lesa comprensión humana. Los pueblos no serán culpables, el mismo gamonalismo insaciable, excita a las masas laboriosas, aceleradamente, a hacer justicia por si mismas”.

Esa era su tierra, esta es su tierra, por ella luchó y en ella, luego de concluir su jornada que emprendió con todo su esfuerzo, descansa hoy.

Siempre estuvo preso a dar todo por los mireños y su pueblo.  Las generaciones presentes, tal vez desconocen su labor; pero las anteriores lo vieron bregar diariamente. No sería prudente, que uno de sus hijos sea el que traiga al recuerdo su actuación en las reivindicaciones de su lugar natal, pero sin vanidad diremos que hizo cuanto pudo y se esforzó por alcanzar lo mejor.

Lo vieron, lo vimos en su agitada acción por conseguir agua, energía eléctrica, tierras, cultura, libertad, mejorar el urbanismo y la arquitectura del poblado; luchar porque se construyan caminos y obras de servicio social. Oportuno estuvo organizaciones para los trabajos de mingas generales, de gran aliento y de excelentes resultados.

Fue agricultor del campo y las mentes. Sembró, gen las generaciones que le tocó educar, la semilla de la cultura y la rebeldía, la decisión de lucha. Alcanzó a cosechar y cosechó frutos verdaderamente maduros, hombres ilustres, gloria del país. Cosechó la superación de su pueblo y tuvo suerte, en las postrimerías de su vida, de ver su “terruño”, convertida en la ciudad más joven del país y hacerse, también, su palabra y pensamientos, realidad, ya que anuncio que Mira, como el ave Fénix surgiría de las cenizas llegar a la cima del progreso y el triunfo.

Una buena temporada de su vida la dedicó al trabajo colectivo, pero los años iban minando su vitalidad, pero, aun así, continúan preocupándose del porvenir de su pueblo.

Por esos tiempos anotaba un consejo para la juventud, en una de sus últimas intervenciones públicas: “jóvenes de mi terruño; a vosotros se dirige uno de vuestros hermanos mayores. Sed siempre, el número de los hijos buenos. Reemplazadnos a nosotros que avanzamos ya al ocaso de la vida. Vuestra madre común, la población de Mira, os reclama vuestro concurso de energía y entusiasmo. A vosotros os toca emplear vuestro dinamismo joven, en bien de vuestro lugar natal”.

Orgullosos siempre fuimos de constituir su familia, de sentimientos hijos y amigos, de un hombre recto, honrado, cariñoso y abnegado.

Orgullosos nos sentimos ahora y siempre porque en nosotros hierve su sangre, sus mismo ideales, sus mismos desvelos, y quizá, nosotros, no podamos imitar lo que él hizo, pero al menos tratamos de seguir sus consejos.

Materias

Antología (11), Antropología (12), Arqueología (1), Arte (36), Bibliografía (2), Biología (3), Biomedicina (2), Botánica (1), Ciencias sociales (5), Cuento (78), Derecho (6), Educación (20), Ensayo (120), Fauna (1), Filosofía (1), Geología y ciencias del suelo (2), Historia (93), Investigación científica y tecnológica (7), Lingüística (2), Literatura (30), Musicología (13), Narrativa (62), Poesía (297), Religión (1), Cine (5), Revista Cultural (7), Biografía (30), Relato (43), Novela (53), Compilación (47), Administración (4), Catálogo (3),

Años

2019 (14), 2018 (57), 2017 (58), 2016 (100), 2015 (114), 2014 (121), 2013 (73), 2012 (57), 2011 (58), 2010 (53), 2009 (49), 2008 (54), 2007 (32), 2006 (28), 2005 (17), 2004 (13), 2003 (8), 2002 (10), 2001 (2), 2000 (1), 1999 (7), 1997 (3), 1996 (2), 1995 (2), 1994 (3), 1993 (2), 1990 (4), 1989 (1), 1982 (1), 1976 (1), 1966 (1), 1965 (1), 1964 (1), 1963 (1), 1962 (1), 1961 (1), 1960 (1), 1959 (1), 1957 (1), 1956 (1), 1954 (2), (0),

Temáticas

La Gramática Ud. Y Yo

Autor: Fausto Aníbal Palacios Gavilanes

Tungurahua - 2011-02-24


La Gramática Ud. y yo

Autor: Fausto Aníbal Palacios Gavilanes

Tungurahua - 2011-02-24


Escenario Natural de la Cultura de Loja

Autor: Numa Pompilio Maldonado Astudillo

Loja - 2005-09-21


Al toro negro por los cuernos

Autor: Galo Chiriboga

Sede Nacional - 2014-09-02

Ver más

Cushuco, Eduardo Kingman Riofrío

Autor: José Carlos Arias

Loja - 2013-09-08


Reseña de mi vida sacerdotal

Autor: Modesto Arrieta Chávez

Chimborazo -

Ver más

De ti nací y a ti vuelo

Autor: José Guzmán

Chimborazo -

Ver más

Personajes de la Palabra y la Historia de Chimborazo

Autor: Gladys Barriga

Chimborazo - 2008-12-18

Ver más

REDES SOCIALES


© Todos los derechos reservados Casa de la Cultura Ecuatoriana "Benjamín Carrión"
Sitio Desarrollado por Magno Coronel, MCSoftware